Mitos en la Educación: Estilos de Aprendizaje

Educación

Muchos alumnos creen tener una forma mediante la cual aprenden mejor: un estilo de aprendizaje favorito. Y, por tanto, consideran que si se les presenta información de forma acorde con su estilo de aprendizaje, aprenden mejor.

estilos de aprendizaje

¿Qué son los Estilos de Aprendizaje?

Los estilos de aprendizaje son vías preferentes a la hora de aprender. Hay muchísimas teorías en torno a dichos estilos (por ejemplo, la de Kolb), pero la más extendida identifica 4 estilos de aprendizaje principales:

estilo de aprendizaje visual, auditivo, kinestesico y de lectura y escritura

  • Visual: las personas con este estilo de aprendizaje aprenden mejor con imágenes, demostraciones o fotografías.
  • Auditivo: los alumnos con el estilo de aprendizaje auditivo aprenden mejor escuchando una explicación.
  • Lectura y escritura: en este grupo están las personas que aprenden mejor mediante la lectoescritura.
  • Kinestésico: este es el grupo que aprende mediante la acción y la interacción.
Y aunque esta teoría pueda parecer tener sentido es, probablemente, el mito educativo más extendido.

De dónde viene esta teoría

La teoría de los estilos de aprendizaje viene, probablemente, de que cada persona es diferente y destaca en algunas disciplinas más que en otras. Por ejemplo, hay alumnos que tienen capacidades musicales excepcionales, u otros que destacan en la lectura o en la comprensión.

Y, posiblemente, de esa tradición que habla de que cada persona es única y diferente nació la teoría de los estilos de aprendizaje, ya que el decir que todos aprendemos de la misma manera chocaba directamente con eso.

Y es que, además, la teoría de que cada uno aprende mejor mediante su estilo de aprendizaje favorito puede tener aparente sentido.

Tanto es así que, según varias investigaciones, gran parte de los docentes cree que cada alumno aprende mejor si se le presenta información acorde con su estilo de aprendizaje favorito.

¿Existen los Estilos de Aprender?

Se han hecho numerosas investigaciones en torno a la existencia de los estilos de aprendizaje —¡Las tienes en el apartado "Referencias" de más abajo!—, y nunca se ha podido concluir que cada persona tenga un estilo de aprendizaje preferente. Uno de los estudios más sonados al respecto hizo el siguiente experimento:

  • Primero, se hizo un test mediante ordenadores a un gran grupo de alumnos en el que se hacían preguntas como:

Para aprender qué es un átomo: ¿Preferirías leer un párrafo o ver un diagrama?

  • Los investigadores también introdujeron en dicho test ejemplos de explicaciones mediante botones: un botón hacía aparecer un párrafo explicativo, mientras que el otro reproducía una animación.
  • Al final del test, cada alumno era clasificado como persona que aprende preferentemente de forma visual o escrita.
  • Después, se asignó aleatoriamente a cada alumno una lección pensada para favorecer el aprendizaje visual o el escrito.
  • Finalmente, todo el grupo hizo un test sobre dicha lección.

Los resultados fueron que los alumnos cuya lección encajaba con su estilo de aprendizaje favorito no obtuvieron mejores resultados que aquellos que sí tuvieron una lección pensada para su tipo de aprendizaje favorito.

El test se hizo de nuevo con un grupo de adultos que no habían sido escolarizados: el resultado fue el mismo...

Y, evidentemente, ese no es el único estudio sobre el tema. En el apartado "Referencias" de este artículo tienes varias investigaciones que han revisado los estudios existentes, y que han concluido que no hay evidencia que apoye la teoría de los estilos de aprendizaje.

Desmontando la teoría

No hay que confundir lo que la teoría de los estilos de aprendizaje quiere decir. Evidentemente, hay labores que exigen el uso de material acorde a modalidades concretas. Por ejemplo:

  • Aprender sobre música exige escuchar sonidos.
  • Aprender geografía requiere que utilicemos mapas.

Y cada persona será mejor en una cosa u otra, pero la teoría de los estilos de aprendizaje sostiene que dichas preferencias serán las mismas en cualquier área del aprendizaje.

Pero eso no es así porque, por ejemplo, cualquier persona aprenderá mejor geografía utilizando mapas.

El verdadero Estilo de Aprendizaje

La evidencia dice que lo que sí funciona para aprender es el acercamiento multimodal, es decir, emplear material que combine imágenes, texto, vídeo, acción, etc. Por lo que aprender qué es un átomo mediante texto, un esquema, un diagrama, un vídeo y una actividad práctica debería ser lo más óptimo incluso para alguien que cree tener un estilo de aprendizaje escrito.

Otro de los acercamientos que tiene evidencia científica detrás es el aprendizaje activo. Y es que cualquier persona aprende cuando tiene que pensar sobre lo que está haciendo y resuelve problemas.

Además, el aprendizaje siempre puede mejorarse empleando técnicas de estudio concretas.

Es por eso que en Koruro consideramos que tú no eres alguien que aprenda de forma visual, escrita, auditiva o kinestésica, sino que eres una persona que aprende mediante todo eso a la vez, ¡Así que no hagas caso a los típicos tests o cuestionarios que diagnostican tu estilo de aprendizaje!

Y es que, en resumen, opinamos que las mejores experiencias de aprendizaje son aquellas que combinan todos esos acercamientos para entender un mismo concepto.

Y eso sí que funciona para cualquier persona 😉.

Sigue con Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP)

Infografía

📚 ¿Te ha servido este articulo como fuente para algún trabajo? ¡Cítanos de la siguiente forma!

Koruro (2022). Mitos en la Educación: Estilos de Aprendizaje. https://koruro.com/estilos-de-aprendizaje. Recuperado el 20 de enero de 2022.

¡Comparte!

¡Ayúdanos a que este artículo llegue a más personas compartiéndolo por tu red social favorita! ¡Nosotros agradeceremos infinitamente tu ayuda!

Compartir