El ciclo urbano del agua

Ciencia

Todos conocemos el ciclo del agua natural, pero mucha gente ignora que el agua también hace otro complejo ciclo para que sea consumida en las ciudades:

ciclo urbano del agua

¿Qué es el ciclo urbano del agua?

El ciclo urbano del agua es el proceso de gestión que posibilita el consumo humano del agua: gracias a él disponemos de agua potable siempre al abrir del grifo.

El ciclo del agua de ciudad está dentro del clásico ciclo natural del agua, pero ambos ciclos son complementarios e interdependientes.

Y es que así como el ciclo del agua general ocurre a gran escala en la naturaleza, el ciclo urbano del agua está más localizado en cada ciudad y en la gestión del agua para posibilitar el consumo.

Además, dentro del ciclo urbano del agua es posible diferenciar varias etapas:

Etapas del ciclo urbano del agua

Las 9 etapas del ciclo del agua de ciudad son las siguientes:

  1. Captación
  2. Potabilización
  3. Almacenamiento
  4. Distribución
  5. Consumo
  6. Alcantarillado
  7. Depuración
  8. Reutilización
  9. Retorno

Y aquí os dejamos un esquema que resume las fases del ciclo urbano del agua:

etapas del ciclo del agua en la ciudad

Cada fase del ciclo tiene sus propias características. He aquí la explicación de cada etapa del ciclo urbano del agua:

1. Captación

Es el primer paso del ciclo urbano del agua y consiste en conseguir agua de alguna fuente.

Las fuentes que abastecen las grandes ciudades suelen ser grandes embalses artificiales creados mediante presas, pero es posible captar agua de otras fuentes como: acuíferos, ríos, manantiales o incluso el mar.

2. Potabilización

En esta fase se limpia el agua para que sea potable y óptima para el consumo humano.

Para eso, el agua sufre varios procesos de limpieza físicos y químicos en plantas potabilizadoras. Dichos procesos consisten en filtrar el agua, decantarla, desinfectarla, etc. Y en el caso de que se potabilice agua de mar, es necesario desalinizarla.

3. Almacenamiento

Una vez que el agua es potable, se almacena en depósitos para que siempre haya agua disponible bajo cualquier demanda.

Hay que destacar que dichos depósitos suelen estar colocados en lugares altos, para que sea posible distribuir el agua a los elevados edificios de las ciudades sin tener que bombearla.

Y es que cuando la fuente de agua es más alta que el lugar donde la vamos a consumir, es posible que llegue hasta ahí por su propia presión.

4. Distribución

Esta es la fase en la que el agua se canaliza a cada hogar. Ese transporte se hace mediante grandes tuberías que llevan agua limpia a tuberías secundarias que la transportan a cada grifo.

5. Consumo

Una vez que el agua llega a cada hogar, esta se consume. Es aquí donde el agua se ensucia de nuevo.

6. Alcantarillado

El agua que ya ha sido consumida y, por tanto, puede estar contaminada, se tiene que limpiar para poder introducirla al medio ambiente de forma respetuosa.

Para eso, tanto el agua consumida como el agua de lluvia se transporta mediante el alcantarillado a una estación de saneamiento.

7. Depuración

En esta fase el agua residual se limpia en estaciones de depuración. Es la fase en la que se elimina la contaminación física, química y biológica del agua.

En el proceso de depuración se utilizan diversas técnicas, pero la más relevante suele ser la decantación de sedimentos.

Y cabe destacar que el agua que sale de esta fase es limpia y se puede verter en la naturaleza, pero no es potable.

8. Reutilización

El agua depurada no es apropiada para el consumo humano, pero sí que es útil para otros cometidos.

Suele ser común, por ejemplo, reutilizar el agua para usos industriales, riego, agricultura, fuentes ornamentales, etc. Además, incluso los lodos o el gas que se generan al depurar el agua también pueden ser reciclados.

9. Retorno

En el retorno se devuelve el agua a la naturaleza. Para eso, se canaliza agua mediante tuberías tanto a ríos como al propio mar.

Y ese agua retornada tiene características similares a las que tenía cuando se captó y sigue el ciclo natural del agua.

Consumo responsable del agua

El ciclo urbano del agua posibilita que tengamos el agua que consumimos, pero es necesario que ese consumo sea lo más responsable posible para minimizar el impacto humano en la naturaleza.

Y es que un consumo desmedido e irresponsable del agua podría comprometer su disponibilidad para futuras generaciones. A ese respecto, es necesario hacer un consumo prudente del agua y no contaminarla innecesariamente.

Además, el propio ciclo urbano ha de ser también lo más eficiente posible. Eso quiere decir que debe llevarse a cabo, por ejemplo, desperdiciando la menor cantidad de agua posible o dejando agua limpia al final del proceso.

Infografía

Vídeo

📚 ¿Te ha servido este articulo como fuente para algún trabajo? ¡Cítanos de la siguiente forma!

Koruro (2021). El ciclo urbano del agua. https://koruro.com/ciclo-urbano-del-agua. Recuperado el 28 de noviembre de 2021.

¡Comparte!

¡Ayúdanos a que este artículo llegue a más personas compartiéndolo por tu red social favorita! ¡Nosotros agradeceremos infinitamente tu ayuda!

Compartir